El Derecho Tributario en México /Jorge Álvarez Banderas


TÍTULO:EL DERECHO TRIBUTARIO EN MÉXICO . A la luz de la Reforma constitucional a las bases del Juicio de Amparo

AUTOR:

Jorge ÁLVAREZ BANDERAS*

Sumario: 1.-Introducción; 2.-El Desarrollo Histórico- Doctrinal ; 3.-Reflexiones Finales; 4.-Apendices; 5.- Referencias Bibliográficas

Palabras-Clave:

Derecho Fiscal, Derecho Tributario; Constitución; reformas; Ley de Amparo

1.-Introducción

El nacimiento del Derecho Tributario como materia se produce con los Estados de Derecho y con el Estado Constitucional, en la entonces República Mexicana (1857), hoy los Estados Unidos Mexicanos (1917) . Hasta la reciente reforma del 2011, no se había visto una referencia dentro del orden jurídico nacional del termino “Derecho Tributario”,ya que la Constitución Política sólo aludía a las contribuciones, impuestos o ingresos públicos.

El Derecho Tributario en el transcurso de la historia ha sido referido en diversas obras doctrinarias en Europa y Latinoamérica, hoy México no es la excepción ya. Uno de los aspectos significativos de la reforma constitucional en materia de las bases de la Ley de Amparo del 6 de junio de 2011 en nuestro país, es el relativo a distinguir de alguna manera el “Derecho Tributario”, respecto del “Derecho Fiscal”. En un principio la distinción se realiza, al establecer de una manera tajante la no aplicación de la declaratoria general de inconstitucionalidad establecida en la fracción II del artículo 107 constitucional a normas generales en materia tributaria (no fiscal), precisamente con la reforma que sufre este numeral en el año 2011 y posteriormente con la nueva ley reglamentaria derivada de dicha reforma constitucional. El 2 de abril de 2013, se publica una nueva Ley de Amparo, Reglamentaria de los artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, acorde a la reforma constitucional del 6 de junio de 2011; y en su artículo 135, relativo a la suspensión del acto reclamado, alude de una manera específica a contribuciones y a créditos de naturaleza fiscal, cuando el numeral 135 de la ley abrogada, refería solamente a contribuciones y aprovechamientos.

Tales distinciones implican por parte del Constituyente Permanente, un reconocimiento de que el “Derecho Tributario” es distinto del “Derecho Fiscal” y que muchas veces en nuestra labor de enseñanza, se llega a utilizar como sinónimo lo fiscal respecto de lo tributario, sin hacer la distinción precisa entre el contenido de cada una de las materias en cita, vinculadas a su vez con el “Derecho Financiero”.

2.-El Desarrollo Histórico- Doctrinal

El término “Derecho Fiscal” para varios autores es sinónimo de “Derecho Tributario”; la definición que se encuentra en el Diccionario Jurídico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México sobre el “Derecho Fiscal”, refiere al conjunto de normas jurídicas que sistematizan y regulan los ingresos fiscales del Estado, siendo entonces una rama del “Derecho Financiero”; y este último un conjunto de normas jurídicas que sistematizan los ingresos y los gastos públicos, normalmente previstos en el presupuesto, y que tienen por objeto regular las funciones financieras del Estado.1

Gian Antonio Michelli señala que la figura típica del tributo es el impuesto entendido como prestación coactiva,2 en México caben dentro del concepto tributo las contribuciones (impuestos, aportaciones de seguridad social, contribuciones de mejoras y derechos) más no así los aprovechamientos; en nuestro país el sistema tributario se crea por disposición constitucional, el aspecto legítimo para definir el modelo y las políticas tributarias para cumplir con el objetivo o propósito que es cubrir los gastos públicos de la Federación, del Distrito Federal, de los Estados y Municipios se encuentra a cargo del Congreso de la Unión mediante sus facultades legislativas en su diseño, sin rebasar o violentar los principios constitucionales.3

En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en ninguno de sus apartados se define qué es el tributo, la contribución, el impuesto o en su caso de manera general la carga impositiva, la fracción IV del artículo 31 sólo alude a la obligación de contribuir en los términos que dispongan las leyes en el soporte de los gastos públicos; en el Código Fiscal de la Federación tampoco se dispone una definición de la contribución, pero si existe una clasificación de la misma (impuestos, aportaciones de seguridad social, contribuciones de mejoras y derechos).4

Los ingresos del Estado son diversos, en principio el sostén económico de la nación mexicana son las aportaciones que realizan los particulares, personas físicas y jurídicas en atención al mandato constitucional de contribuir para sufragar el gasto público en los distintos niveles de gobierno a través de las contribuciones que por ley se encuentran afectos, sin embargo, el Estado cuenta además con otro tipo de ingresos (patrimoniales y crediticios) que se pueden clasificar en no tributarios.

El italiano Dino Jarach en 1943 ya nacionalizado argentino, en su obra clásica –El Hecho Imponible- señala que el tributo constituye el objeto de una relación jurídica con fuente en la ley, por virtud de la cual el Estado u otra entidad pública tiene la pretensión y uno o más sujetos la obligación de dar una suma de dinero;5 es una prestación pecuniaria coactiva de un sujeto (contribuyente) al Estado u otra entidad pública que tenga derecho a ingresarlo.6

Dino Jarach escribe en 1945, que al fin de cuentas, el “Derecho Fiscal” no sería, según esa concepción, sino un conjunto de normas que indican a la Administración cómo debe moverse para obtener el dinero que el Estado necesita. Estas normas resultarían, entonces, nada más que normas de “Derecho Administrativo”, y el “Derecho Tributario” perdería cualquier personalidad, cualquier fisonomía propia; sería un “Derecho Administrativo” como muchos otros, exactamente como las normas que indican a la Administración Militar cómo se debe proceder para el reclutamiento de hombres. Sólo que en vez de tratarse de reclutar hombres, se trata de reclutar dinero, y en vez de Administración Militar se trata de Administración Fiscal.7

En 1957 el español Fernando Sáinz de Bujanda, traducía la obra del italiano Achille Donato Giannini “Istituzioni di Diritto Tributario” donde definía al “Derecho Tributario” como aquella rama del Derecho administrativo que expone las normas y los principios relativos a la imposición y a la recaudación de los tributos y que analiza las consiguientes relaciones jurídicas entre los entes públicos y los ciudadanos.8

G. A. Posadas Belgrano en 1959 (Uruguay) define el contenido del Derecho Tributario en los siguientes términos: El derecho tributario comprende las normas que establecen como nacen las relaciones tributarias, cuáles son los fenómenos determinantes de la relación de impuesto o sea, el presupuesto abstracto, que en cada caso que se produce da lugar a la relación personal y concreta de impuesto entre fisco y contribuyente.9

En 1962 Carlos M. Giuliani Fonrouge considera que el “Derecho Tributario” o “Derecho Fiscal”10 es la rama del derecho financiero que se propone estudiar el aspecto jurídico de la tributación, en sus diversas manifestaciones: como actividad del Estado, en las relaciones de éste con los particulares y en las que se suscitan entre estos últimos.11

Un concepto más específico lo realiza el mismo Jarach en 1969, al establecer lo que el denomina el objeto de la ciencia del “Derecho Tributario”: El derecho tributario es el conjunto de normas y principios jurídicos que se refieren a los tributos. Tiene como objeto el conocimiento de esas normas y principios,12 mientras que Gian Antonio Micheli afirmaba que, como rama de la ciencia jurídica, el Derecho Tributario tiene, por tanto, como objeto el estudio sistemático de aquellas normas y se presenta como una parte del Derecho Público, por ello, podría ser incluido dentro del Derecho Administrativo (siempre que éste se considerara en sentido amplio) puesto que éste contempla indudablemente también la actividad tributaria del ente impositor y sus relaciones con los sujetos pasivos.13

Ramón Valdés Costa en 1970 escribe un concepto de Derecho Tributario: Instituciones como conjunto de normas que regulan los derechos y obligaciones entre el Estado, en su calidad de acreedor de los tributos y las personas a quienes la ley responsabiliza de su pago.14

En México, en 1985 surge la obra del Doctor Luis Humberto Delgadillo Gutiérrez: Principios de Derecho Tributario, con la finalidad de satisfacer en forma sencilla las necesidades de los estudiantes de las carreras profesionales para introducirse precisamente en el “Derecho Tributario”, donde al hablar de las finanzas públicas, delimita la materia y señala que el contenido del Derecho Fiscal ha sido confundido con frecuencia, debido a que los tratadistas de la materia lo conciben bajo diversos enfoques, al grado de que lo han llegado a confundir con el Derecho Financiero y con el Tributario, lo que ha generado anarquía en el uso de este concepto,15 concluye al igual que lo hace en 1962 el argentino Carlos M. Giuliani Fonrouge para que, en razón de la costumbre de usar como sinónimos o de manera análoga16 ambos términos, en el desarrollo de los temas en sus obras, utilizan indistintamente las palabras “fiscal” y “tributario”.17

3.-Reflexiones Finales

La reforma constitucional del 6 de junio de 2011, a las bases de la Ley de Amparo, permite apreciar que el “Derecho Tributario” tiene una implicación relativa de manera exclusiva a los tributos que recibe el Estado de manos de los gobernados, respecto del “Derecho Fiscal”.

La diferencia objetiva se observa en la nueva redacción del artículo 135 de la Ley de Amparo, Reglamentaria de los artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, al referirse de manera específica que la suspensión del acto reclamado, se podrá conceder discrecionalmente en contra del cobro de contribuciones (Derecho Tributario) o créditos de naturaleza fiscal (Derecho Fiscal).

En México el Derecho Tributario comprende las normas relativas al establecimiento de las contribuciones, su obtención, verificación y aplicación de sanciones; el Estado tiene otros ingresos de naturaleza no tributaria que bien se podrían denominar fiscales.

Es conveniente que en el proceso de enseñanza del “Derecho Fiscal”, además de realizar las referencias doctrinarias del “Derecho Tributario” en el transcurso de la historia, se haga una aclaración antes de utilizar como sinónimo “Derecho Fiscal” del Tributario y la vinculación de ambos con el “Derecho Financiero”.

NOTAS

*

Doctor en Derecho; Maestro en Fiscal; Especialista en Derecho Tributario; Licenciado en Derecho; Contador Público Certificado en Fiscal y Licenciado en Administración de Empresas.Egresado de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Universidad de Guanajuato, Universidad de Salamanca, Universidad del País Vasco y Universidad Panamericana.Profesor Investigador de Tiempo Completo en la UMSNH, adscrito a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Coordinador del Centro de Investigaciones Jurídicas y Sociales de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales UMSNH.

1Diccionario Jurídico Mexicano, 8ª. Ed., México, Porrúa-UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1995, tomo D-H, p. 992.

2 Antonio, Micheli, Gian, Curso de derecho tributario, trad. de Julio Banacloche, Madrid, Editorial de Derecho Reunidas, 1974. p. 48.

3 Jurisprudencia P./J. 62/98 de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Novena Época.

4 Artículo 2 del Código Fiscal de la Federación, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 31 de diciembre de 1981.

5 Jarach, Dino, El hecho imponible, Segunda Edición, Buenos Aires, Abeledo Perrot, 1971, p. 16.

6Ibidem, p 11.

7 Jarach, Dino, Introducción al derecho tributario, Argentina, Facultad de Derecho-Fundación de Cultura Universitaria, colección Clásicos Jurídicos, p. 10.

8 Giannini, A. D. Instituciones de derecho tributario, 7ª. Edición Italiana 1956, trad. de Fernando Sáinz de Bujanda, Madrid, Editorial de Derecho Financiero, 1957, p. 7.

9 Posadas Belgrano, G. A., Derecho tributario, Montevideo, Editorial Medina, 1959, p. 32.

10 Ver nota I. en el Apéndice.

11 Giuliani, Fonrouge, Carlos M., Derecho financiero, 9ª. Edición, Buenos Aires, La Ley, 2004, p. 34.

12 Jarach Dino, Curso superior de derecho tributario, Edición nueva actualizada, Argentina, Liceo Profesional Cima, 1969, p. 6.

13 Antonio, Micheli, Gian, op. cit., nota 8, p. 75.

14 Valdés Costa, Ramón, Curso de derecho tributario, 2ª. Edición, Santa Fe de Bogotá, Depalma-Temis-Marcial Pons, p. 221.

15 Delgadillo, Gutiérrez, Luis Humberto, Principios de derecho tributario, 4ª. Edición, México, Limusa, 2003, p. 22.

16 Giuliani, Fonrouge, Carlos M., op. cit., nota 10, p. 35.

17Ibidem. p. 26.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: